Todas las canciones hablan de mí

Estos días de noviembre aburridos, cansinos, tristones y tan breves…No sé cómo voy a explicarme la morriña que me llega al alma casi todos los otoños por estas fechas. Me cuesta levantarme, me cuesta mover los brazos y me cuesta hasta pensar. Por si esto fuera poco todo empieza a darme un poco lo mismo. Pero como ya me conozco y conocerme es amarme pues sé que esto pasará en nada, en un suspiro, en lo que duran dos piedras de hielo en un guisqui on the rocks.
Anoche vimos en el Plus Todas las canciones hablan de mí, de Jonás Trueba. Su padre le puso Jonás por aquella película coñazo de Alain Tanner que tanto gustaba al onanismo de Casablanca. El chico no ha fallado y ya es un jodido peliculero. La película es simplona, facilita pero aseada y bien estructurada. Y como dice su director, da una visión de las rupturas sentimentales en los primeros años de la edad adulta muy diferente a lo convencional. Vamos, que hay vida en Marte, viene a mostrar Jonás, que no cumplió 25 años en el año 2000.

*****

Si yo pudiera escoger un texto de otro autor y apropiármelo sin mayor problema me quedaría con esta postal de Elvira Lindo desde NYC:

“Mi parque, el Riverside, algún día os escribiré algo sobre mi barrio. El puente que se ve al fondo une con New Jersey, es el George Washington. Una maravilla. El agua del Hudson está helada. Literalmente. Enormes capas de hielo crujen. ¿No lo escucháis? Es un ruido tremendo, que encoge el corazón. La nieve se ha helado porque hace mucho frío y, sin embargo, hay algo gustoso en el frío, una especie de subidón, de optimismo raro…”

En su blog lugaresquenoquierocompartirconnadie.

*****

Descubriendo a Jorge Flórez, a quien le debemos tantas cosas.

Anuncios

4 pensamientos en “Todas las canciones hablan de mí

  1. a veces sarapo y yo vivimos una vida parecida…..

    En el trabajo tengo varios libros para mis dos guiñaditas diarias: una a las 9’38 de la mañana y otra a las 16’19 de la tarde. Huelga decir que son los dos mejores momentos del día. Desde el mes de septiembre me acompañaban las ventanas de Manhattan de Muñoz Molina. Justo hoy sábado, en la guiñadita matinal de las 10,43 (los sábados abrimos más tarde) ha caido la última:
    la número 87. Durante estos meses he sido fiel a la ventana diaria, incluso con días de dos. Hoy, al terminar, he sentido una notable nostalgia de Manhattan…atenuada ahora mismo con el blog de la Lindo. El lunes empezaré algo nuevo: preferentemente aforismos, poemas…fogonazos breves y contudentes que ayudan a pasar esos 3 ó 4 minutos de auténtica felicidad…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s