Page one

Anoche, lección de periodismo y de cine en el Centro Niemeyer. ¿Dónde si no iba a ser posible? Pusieron el documental Page one. Inside The New York Times, una visión entretenida e interesante sobre los últimos años en la vida del mejor periódico del mundo. El NY Times avanza con las mismas dudas que atenazan al periodismo clásico: ¿será capaz de subsistir? Por la pantalla desfilan muchas gloriosas cabeceras del periodismo yanqui que ya son historia. El NYTimes ha tenido que largar a unos 100 empleados hace un año pero se mantiene. De momento. Porque las cosas no pintan bien ante el empuje de las nuevas tecnologías.
Con todo, y según el documental, la crisis que afecta al NY Times no parece deberse solo a la emergencia de la prensa electrónica. En los últimos años, la dama gris del periodismo yanqui se ha visto envuelta en varios asuntos turbios: los editoriales de Judith Miller apoyando la intervención en Irak debido al incremento de armas de destrucción masiva y los reportajes falsos de Jayson Blair cuestionan la credibilidad del diario sin que hagan falta factores externos. De todo ello se da cuenta en el documental y es de agradecer. Como también se informa de la estrecha relación entre el NY Times y Julian Assange-Wikileaks. Pero lo llamativo es que ellos connotan esta relación como una alianza estratégica que permitió resituar al NY Times entre las cabeceras históricas. Pobres. Parece mentira que no se den cuenta que con Assange viaja la peste. Esa es la peor noticia sobre el periodismo. La quiebra de principios epistemológicos básicos que sostengan firme el concepto de HECHO NOTICIABLE.
A los postres, comparecieron en la sala el genial periodista David Carr, el también periodista Erlanger y Andrew Rossi, el director de la cinta. Fue un placer saludarles.¡Quén bien venden los americanos sus productos! ¡Qué bien envueltos vienen!

*****

Hoy en EL MUNDO también hay otra excelente lección de periodismo. La que la da Arcadi Espada al arrogante y superfluo Pedro José Ramírez. Cierto que todo periodismo incluye una selección de los hechos por parte del informador. Pero esta selección tiene que tener sus límites para que no se cuele este hecho:

Anuncios

27 pensamientos en “Page one

  1. Bañar a este sporting no es más complicado que a un bebé. La primera parte ha sido de una ridiculez rojiblanca insuperable y en la segunda ya han estado mal todos.

  2. ¿Y en qué consistió la mentada lección? ¿Alguien podría colgar el vínculo para no tener que abonarse a la edición electrónica para leer tal prodigio?

  3. Me parece que el ‘pobres’ se aplica a otros; Assange vende, y los periódicos quieren vender. Lo otro es metaperiodismo, transfilosofía o supradeontología.

    Los norteamericanos perdieron la fe ciega en la televisión cuando aquello del concurso amañado; nosotros seguimos creyendo que los periódicos. Je.

  4. El País no ha ofrecido ni una sola noticia que no se conociera, a través de Assange. Creo yo que han hecho el mayor ridículo desde que Stern publicara los Diarios falsos de Hitler.
    A saber: Assange desvela los cables que envían los diplomáticos desde las Embajadas. En esos cables los diplomáticos recogen noticias publicadas en la prensa. Por ejemplo, en el propio El País. Los periódicos, el propio El País, publican esas “revelaciones” de ida y vuelta. Las perlas de Assange/El País: que Pepiño parece de “poco fiar” porque no mira a los ojos, que Zapatero no habla inglés y que Rubalcaba es simpático. Y para eso El País puso a 30 periodistas a traducir esa mierda. Para vomitar.

  5. En las correspondencias del op-blog de Espada en elmundo.es un señor le explica la razón del fracaso de factual:
    “España no estaba preparada para un periódico digital así, ese fue el problema.”

    Con admiradores como este es lógico que Espada se crea lo mejor desde la invención del pan de molde.
    Yo tampoco estaba preparado para que me escamoteasen 50 €, pero me he tenido que aguantar.

  6. El problema de Factual es que no era un periódico digital, sino una página web que pretendía ser un periódico digital. El diseño era un verdadero error/horror: un interminable chorizo cuyo inicio veías sin intuir su final.

  7. “Quienes compran EL MUNDO y su entorno han recurrido muchas veces a hacer apología del terrorismo
    Hemos hablado de ello esta mañana y Todos en la redacción estamos orgullosos”

    Puesno va a ser Pedro J el único que recorta y pega, yo he recortado y pegado su respuesta (enlazada por don Theo)

  8. Factual fue un intento digno de hacer algo diferente pero llevado con muy poca cabeza.
    Espada, con El Mundo, tiene para entretenerse si quiere ponerse estupendo. El Mundo viola cada día 3-4 normas básicas de deontología profesional.

  9. Les birlaron los 50 machacantes por su mala cabeza. Era muy fácil acceder a todos los contenidos sin tener que pagarlos. Aquello tenía más agujeros que un queso de gruyere.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s