Una secreta simetría

Cuenta Carlos Boyero que David Cronenberg ha hecho una gran película titulada Un método peligroso, basada en las relaciones que mantuvieron Sigmund Freud, su discípulo Jung y una paciente que sería discípula y amante de ambos: Sabina Spielrein.

Esto no es nuevo.Hace ya varios años que el director italiano Roberto Faenza, el mismo que filmó Sostiene Pereira, rodó esta historia de amor triangulada y loca. Róbame el alma se tituló aquel melodrama tórrido y solemne. Sobre Sabina Spielrein se ha escrito poco para lo novelesco de la historia y demasiado para la repercusión teórica de sus trabajos. Hasta donde yo entiendo, la paciente Spielrein fue seducida por el apuesto psiquiatra Jung. La joven se enamoró locamente. Jung empezó a sentirse agobiado porque Sabina inició sus estudios de Medicina para poder ser amante y compañera profesional. Jung escribió a Freud contándole el lío en que estaba metido. Segismundo evaluó el caso clínico con mucho detalle pero al ver el color marrón del suceso lo facturó con viento fresco. O sea, que tenemos a los dos genios de la cura jugueteando con una paciente. La historia de la Spielrein siempre ha sido un estorbo para los sumos sacerdotes de la religión psicoanalítica. Sabina es un furioso fogonazo que cuestiona el proceder ético de los genios con los pacientes… y con las mujeres.

También se ha escrito que Sabina Spielrein aportó conceptos básicos para el devenir del psicoanálisis que Freud se habría apropiado sin pagar derechos de autor. Pero no creo que ése sea el cuento. Lo verdaderamente trascendente de aquellos polvos es lo que muestran sobre la personalidad y los valores que regían la vida de dos genios.
Cuando se estrene la película veremos qué hay de nuevo.Así pues, otra vez unos cuantos fotogramas dorados acuden en auxilio de The talking cure. Esto es Hollywood, mas devoto de la servidumbre del diván que de la psiquiatría anecéfala y cateta que quieren imponer los deseemes y sus jefes de ventas.

*****

Félix Grande, sobre las putas: “viene la tentación de llamar pintoresco a este hervidero de miseria; la trampa tan bien urdida por el hábito y el turismo”.

“pues bien aquella noche en barcelona manolo y servidor paseamos por el barrio chino y vimos miles de varones escudriñando sus posibilidades & el estado de la mercancía
vimos cientos de putas y unas cuantas remesas de vómitos en el suelo”

Anuncios

12 pensamientos en “Una secreta simetría

  1. Segismundo, Carlos Gustavo y la psiquiatría actual están lo suficientemente desacreditados como para que esta película no interese ni al tato.

  2. Una canción que habla de otro tipo de amor más convencional. En este caso, los antiguos amores de la pareja. El hombre que le escribe al ex de su mujer. Puro realismo. Canta “Manel” (vale, vale, catalufos y apreciados por Pepe Guardiola…), pero les pido que dejen a un lado sus prejuicios (yo también los tenía) y disfruten. Pocas veces la celopatía moderada y llevadera ha estado tan bien explicada. Pura ironía “aseñada”. Ripioso estoy.

    Estimado, permíteme que suponga
    que, a pesar de que no se nos
    haya presentado de manera oficial
    más o menos, así como yo
    estás al corriente de mi existencia
    de las cosas que hago

    Querido, lo reconozco
    qué le voy a hacer, cobarde de mí
    no es que seas cada tarde
    mi tema preferido
    vuestras son las promesas
    que ya nadie cumplirá
    vuestras las noches en las que
    los teléfonos no dejaban de sonar

    Pero sí voy viéndote en discos
    que al final no te llevaste
    y algunos ¡menuda maravilla!
    y algunos que jamás
    tendrás lo suficiente lejos,
    Estimado, y en una sonrisa
    que ella dibuja caminando en soledad
    y en aquella vieja foto
    olvidada en un cajón…
    Habéis detenido una furgoneta aprovechando
    la vista privilegiada de una ciudad
    Tú señalas el ábside románico
    de una catedral y sois jóvenes y fuertes
    y sentís la eternidad ante vosotros
    Y, querido, ni sospecháis
    que gente como yo… está esperando
    traducción de transmusiclation
    Y ¡qué simpáticos se os ve!
    Y cuánto daño debió de hacer
    y me lo imagino, o lo intento
    y te aseguro que comprendo
    que aún hoy, sin remedio
    todo se tambalee un segundo
    cuando un amigo, de buena fe
    pronuncia vuestro nombre

    Pero quiero pensar que todo va bien
    y que no añoras aquellos tiempos
    que incluso al recordar
    no sabes por qué, pero estás contento
    y vas viendo cosas por el mundo
    que te están gustando tanto
    y agradeces que entre los dos
    me hicierais crecer escondido
    Escondido en mentirijillas
    en molestas dudas
    en cada intuición fugaz
    de una vida mejor
    escondido en “somos demasiado jóvenes
    para tener las cosas claras”
    escondido en “no sé qué es
    pero, niña, no puedo respirar”

    Ay querido, qué extraño
    si un día te hicieron daño
    mi amor, mi suerte
    mis manos o mi dedo
    resiguiéndole la columna vertebral
    Estimado, que ha llegado y se quiere quedar
    Ay estos dedos, no son sencillos
    de gente como yo que estaba esperando

    Querido, lo dejo aquí
    pues sé que eres un hombre ocupado
    Supongo que es momento
    de despedirme esperando
    no haberte molestado demasiado
    no haber parecido un loco
    ¡Que la fuerza nos acompañe!
    ¡Adiós, hasta siempre, suerte!
    Por si un día nos cruzamos
    ya me disculpo, pues me conozco
    me comportaré como hombre serio
    me quedaré atrás esperando erguido
    mientras tú le gastas la bromita
    “Veo que ahora los buscas altos”
    Mientras tú te reivindicas
    como mucho más elegante
    Nos despediremos y marcharemos
    y ella me dirá que le has parecido envejecido
    y, paso a paso, ya estarás tan lejos
    como el cretino que antes de entrar
    a [la clase de] Historia
    le tocaba el culo, arrimándola contra
    los árboles del al lado de un instituto

    Ay, pobrecitos míos
    cómo se hubiesen asustado
    si de entre los matojos
    salimos tú y yo diciendo “¡Eh!
    Aquí los señores estamos esperando
    chicos hacednos hueco
    pues estamos esperando…”

  3. Está muy bien “Manel”. Lo que no entiendo es por qué nos supone prejuicios: ¿por el hijo del paleta, por catalufos, por “el tema”; por todo?

    Desde luego en esos asuntos soy un ingenuo. Siempre creo que son historias de cine, de literatura, letras de Radiohead o Aníbal Troilo. Mucha leyenda urbana, vamos. Hasta que este fin de semana llama F., un amigo malagueño: se divorcia de su mujer. Se la encontró con uno de sus mejores amigos en su propia casa. Efectivamente, encontró tiene el significado que están pensando. Me di cuenta que el silencio no era un buen refugio, pero por más que lo intentaba no me salían las palabras.

    • Supongo los mismos prejuicios que yo tenía: por catalufos pijos del barrio de Sarriá (soy un inseguro acomplejado y resentido, I’m sorry) y por el hijo del paleta, al que detesto tanto como Sarapo. La única diferencia es que Sarapo es seguidor constreñido y vergonzante del Real Madrid y yo soy seguidor confeso y ufano del F.C. Barcelona. Así que doy gracias por la labor de Guardiola en el banquillo mío.

  4. Cómo para no quedarte hundido, entonces ya estás muerto y no lo sabes.

    De Sarria conozco pocos, uno o ninguno. De los otros… los suficientes para no dejar influenciarme por los tópicos. Y me cae bien Guardiola, lo digo aquí, con un par.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s