Boutades

Estos días en que el cinismo y la hipocresía se valoran a quintales. Estos días en los que gente como Guardiola son ” los que dicen  lo que hay que decir en cada momento” para que el ambiente laboral no te lleve por delante. Estos días en que afloran tantos pausados lectores de Mesonero Romanos, viejos burgueses con más conchas que los galápagos. Estos días, compañera-ponte-alma-nueva, recuerdo aquel exabrupto que Camilo José Cela prescribía a cualquier conferenciante con dudas metafísicas: “Las mentiras ¡siempre lo primero y en voz alta!”

*****

Hoy me ha dicho un compañero que no se fía mucho la obra de Nietzsche porque no está muy claro cuando empezó a demenciarse. Y entonces cuando sonaron en mi recuerdo los gritos del Magariños animando al Estudiantes: ¡Demencia! ¡demencia! ¡La madre de la ciencia! Bromas aparte.

*****

Estos días tan sutiles, ingrávidos y gentiles. Estos días tan plenos de versos  y sensibilidades como vacíos de consistencias y arrojos.

*****

El que escribió esto sabía que sus palabras eran firmes y solventes y que durarían en el tiempo:

—Oye, Plutón, ¿no es verdad que apetece comerse esta manzanita colorada, sin mondarla siquiera? 
—¡Ay, Plutón! —exclamó Flora soltando una estrepitosa carcajada—. ¡Ay, Plutón!; ¡qué gracia!… ¡Toma, Plutón…; ¡aquí, Plutón!
Y se retorcía de risa, dándose en las rodillas con las palmas de las manos. 
—¡De qué te ríes tú, bestia! —profirió el designado por aquel nombre mirándola iracundo. 
Flora no hizo caso de su cólera y siguió riendo a boca llena. Por fin dijo: 
—Me río porque don Félix tuvo hace algunos años un perro que se llamaba como tú… Por cierto que rabió, y Regalado lo mató de un tiro. 
—Pues yo, sin rabiar, si te descuidas, te voy a clavar los dientes, —manifestó Plutón echándole una mirada torva. 
—No seas tan valiente —respondió la niña sin perder un punto de su alegría—. Y ¿por qué te llaman Plutón? Ése no es nombre de cristiano. 
—Porque les da la gana —respondió el minero secamente. 
La verdad es que él mismo no sabía el origen mitológico de su mote. Su padre, que era guarda de herramientas en la mina de Arnao, cerca de Avilés, tenía en el fondo de ella una caseta de madera, donde solía dormir. Allí sorprendieron los dolores de parto a su madre, y allí le echó al mundo. Míster Jacobi, ingeniero alemán, director de la explotación, hombre letrado y no poco bromista, comenzó a llamarle Plutón por haber nacido debajo de tierra, y Plutón le quedó.

*****

Pero ¿cómo? ¿aún no han oído hablar de DESBORDAR? ¡Es la película!

Anuncios

28 pensamientos en “Boutades

  1. Que paren el mundo que yo me bajo.
    35 años de democracia para esto:
    “Psoe y Pp pactan no colocar carteles hasta la campaña”.

    Chusma.

  2. Bueenooo, mala pinta no tiene, pero ese acento argentino….ay, no puedorrrr.
    Recuerda al archivisto anuncio de Aquarius.
    Lo mejor: el comentario final: jaja.

  3. Desbordada me quedé yo con Mesonero Romanos.
    Sospecho que lo sano y juicioso a partir de cierta edad en el trabajo es la sutil y certera hipocresía. O su equivalente modernillo que es pasar de todo, callar u omitir algo de lo que se debía decir o tratar. DRAE dixit.
    Cela era un cabronazo pero llevaba más razón que un santo.
    Si lo que se quiere decir es que valen más la agresividad, la voz alta y el histerismo manipulador de Mou, no me haré la hipócrita y le diré que no, no y mil veces NO.

  4. Siempre he sido del Real Madrid, desde que tengo uso de razón. Me tengo por hincha muy moderada. Sé comportarme. He ido pocas veces a un estadio de fútbol: tres veces al Molinón para ver al RM, FCB y At. de Madrid; y una vez al Tartiere para ver una UEFA entre Oviedo y Génova (nos intercambiamos pulseras con los genoveses, aunque yo soy más de la Sampdoria 😉 ). Me gusta escuchar fútbol en la radio. “Entiendo” lo justillo y procuro no hablar en público de los partidos. Creo que Guardiola es el mejor entrenador del mundo y que está haciendo historia. Me cae bien. Me gustan los partidos de este Barcelona. Así que me defino aquí y ahora como madridista, guardiolista y antimourinhista.

  5. El enlace lleva al artículo de Jo Nesbo (Petirrojo, recomendado por Ana) sobre el día en que los noruegos perdieron la inocencia. No lo había leído, flipé.

  6. Sarapo, uno sólo anda pensando en que septiembre ya está aquí, y que, probablemente, no vivamos para siempre. No fastidie.

    (Utilizo un nick. Si hay que partirme la cara, que sepan a quien.)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s