De mar a mar (II)

Vancouver pasa por ser una de las ciudades donde se mejor se vive. Y hablamos a nivel mundial. En las clasificaciones suele quedar por detrás de Melbourne o de vez en cuando pierde ante Copenhague. La mejor definición de Vancouver se la hemos leído a la cineasta Isabel Coixet: es una ciudad que puede ser cualquiera. Y nos parece cierto porque es una ciudad de muy reciente creación donde los edificios más antiguos apenas si tienen 100 años. Coixet conoce bien Vancouver porque rodó aquí su gran película Mi vida sin mí. Luego reincidió con Vancouver para poner imágenes a una novela de Joseph Roth en Elegy, con Penélope Cruz y Sir Ben Kingsley. Esta fallida película muestra algunos trazos de la vida vancuverita con aplicación y solvencia. Puestos a imaginar, Vancouver puede ser Sydney, San Francisco, Boston o incluso Oviedo.

Bueno, pues la fama hace justicia a una ciudad que seduce por todos los poros.  Ubicada entre mares y altas montañas, Vancouver es una ciudad bien trazada, con la vida dispersa en cuatro o cinco barrios agradables que circundan el Downtown. Una ciudad muy moderna, con abundancia de zonas verdes y parques, muchas fuentes y jardincillos donde el agua el brota por doquier. La gente es bastante tranquila y risueña. Parece gente elegante pero no estirada. Predomina el vestuario juvenil, casual pero de marca, con notable estilización en complementos como las gafas y el calzado. Uno no ha visto nunca tanta gafa diferente como en esta ciudad.

Con todo, visitar Vancouver en esta época supone conocer una ciudad algo falsificada. A Vancouver habría que vivirla sin sol, en los largos y oscuros días de invierno, llena de nieve o envuelta en uno de esos periodos de lluvia que duran meses enteros. Me interesa saber donde se mete entonces tanta calidad de vida.

*****

En el último avión nos pusieron el grito más reciente del cine canadiense: El club del Bang Bang. Gran película aún no estrenada en España donde hará correr ríos de tinta. El Club del Bang Bang era la denominación que se dió a cuatro fotógrafos de prensa que revolucionaron el fotoperiodismo en los año noventa con sus fotos sobre las revueltas en Sudáfrica que precedieron a la victoria de Mandela y el final del apartheid. El Club eran Greg Marinovich, Joao Silva, Kevin Carter y Ken Oosterbroek. De los cuatro solo quedan dos: Marinovich y Silva. Carter se suicidó tras la polémica que levantó su famosa foto de la niña sudanesa desnutrida y el buitre que la acechaba. A Oosterbroek lo mataron en una revuelta mientras su compañero Carter perdía el culo por la foto de su amigo moribundo. Increíble película. Inquietantes dilemas éticos. Huele a cine macho, fuerte, contundente.

Anuncios

18 pensamientos en “De mar a mar (II)

  1. Menudo veranito, esto parece Montreal en plenos juegos de invierno. Me cago nel orbayu, los cirros y los estratos.

    Le tour, le tour, qué interesante sobremesa hoy. Ayer un vecino del puerto italiano de bajada pericolosa se saltó las normas de la organización y retiró las vallas metálicas que cerraban la entrada al porche de su casa. Esta maniobra subversiva salvó al líder y a algún otro de morder el asfalto o de caer a la cuneta.
    Contador no es Indurain. Quiere quedar siempre bien y eso es imposible, y menos en la alta competición. Si gana el tour se hará muy grande. Si no lo gana tendrá mi respeto y admiración.

    La natación sincronizada no tiene sentido de forma individual, mucho mejor los dúos o en equipo. Las rusas son buenísimas.

    Tengo catarro y un colocón de stop-cold.

  2. La cuidadora de mi abuela es una señora rumana natural de Transilvania. No sólo no le chupa la sangre sino que es una cuidadora excelente. Hemos tenido mucha suerte con ella, y ella con mi madre, todo sea dicho de paso. El caso es que nos ha dicho que Canadá es uno de los países preferidos por los rumanos para emigrar. Por algo será.
    Es todo lo que se me ocurre ahora mismo sobre Canadá. Eso, la policía montada del Canadá, y Alanis Morissette.

  3. Suerte con su abuela, T.

    Sarapo, me impresionan sus crónicas de viajes yo no me fijaría en la ropa casual pero de marca ni en la variedad de gafas. Está claro que vemos el mundo de manera muy diferente. No sé.

    Aquí en el pueblín no tenemos ese ambiente de Vancouver pero sales el miércoles a tomar un vino y te encuentras con Mira Sorvino que es la hija de Paul Sorvino y que ganó un Oscar.

  4. Cuidades y gente se parecen ya tanto o están tan vistas que uno se fija más en la botánica y la geología al cambiar de latitud ( o longitud). Las noticias vuelan si estás al tanto.
    De lo que dije y no sabes si es o no es supongo que te refierás a los arces o al momento de esplendor sin ocaso que en alguna fecha concreta se producirá en ese lugar, de lo que estoy seguro es que ni comes ni invita
    a gofres con sirope de arce. 
    Estoy ya en el mar Mediterráneo, sigo buscando la magdalena de Marcel Proust en frutas y verduras: es imposible, todo se recolecta verde para comercializar durante mucho tiempo. Lo bueno moderno es que los cuerpos en sazón sí se muestran sin tapujos. No todo es tiempo perdido. 

  5. El País:
    “Según explicó después de la larga reunión (unas cuatro horas) la ministra de Sanidad, Leire Pajín, este ahorro se conseguirá, sobre todo, con la obligación de que los médicos receten por principio activo (el nombre de la molécula que prescriben), en lugar de hacerlo con el nombre comercial”

    Sí, dice OBLIGACIÓN.
    Lo siento por los delegados de la bigpharma, creo que van a ir a oficinas de farmacia y no a centros de salud y hospitales.

  6. Por Dios, Sarapo, peor aun que la poutine es el mojo que la que cubre. Patatas con langosta no llegué a tomar, o sea que patatas sí pero langosta no. El arrope de sicomoro del que habla Cat no está mal con el primer frixuelo pero en seguida atosiga. Yo sólo estuve en Toronto-Niagara-Ottawa-Montréal-Algonquin-Penetanguishen. Lo que sí me gustó es la pintura del Grupo de los Siete.

  7. Qué grande es el ciclismo. No hay deporte que lo supere en esfuerzo, rivalidad, estrategia, tensión, belleza; y al final, la simplificación de la desnudez, de la selección natural (sí, he dicho natural, y creo que lo mantengo).
    Hace unos días me extrañó leer en una entrevista en el Diario de Navarra que el ciclista favorito del hijo de Indurain era Andy Schleck. ¿Cómo puede ser?, me pregunté, ¡traidor!

    Ch, a mí una paciente me pidió el transgénico en vez del genérico.

  8. “Para el picor tomó antrax”.

    (por Atarax).

    ………………………………………………….
    “Doctor, vengo a que me haga el sexo oral para la depresión” (por Seroxat). Todas esas cosas se acabarán con la receta por principio activo.
    Joe Rígoli.

  9. Avilés; Datos año 2010 días de lluvia 182
    Temperatura media anual: 13.5°C Temperatura máxima media anual: 16.4°C
    Temperatura mínima media anual: 9.7°C
    Precipitación total acumulada anual: 1313.78 mm
    Vancouver: también año 2010 días de lluvia 211
    Temperatura media anual: 10.9°C Temperatura máxima media anual: 14.9°C
    Temperatura mínima media anual: 7.4°C
    Precipitación total acumulada anual: 1205.72 mm 365

    Como información adicional en Vancouver se baja de 0º unos 20 de días al año y de -5º media docena. La latitud es similar a Paris.

    De todo ello se deduce que el clima de Vancouver es similar al de Avilés pero un poco más fresco y con menos horas de luz en invierno. Ergo, vivir en Salinas debe ser un buen entrenamiento para Vancouver. Otra cosa sería Toronto….

    En un mes espero tener mi propia opinión, mientras tanto disfruten del viaje!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s