Lástima grande

Me cuesta horrores transigir con la hipocresía y la corrección política. Horrores que llegan al dolor estomacal y a la naúsea. Cada día me cuesta más convivir con la falacia y la impostura. Y pienso por ejemplo en esos señorones adinerados, adinerados hasta la náusea, de los que encienden puros con billetes de millón. Y en ese magma de corrección pública en el que envuelven  casi todos sus actos. Y esa gran capacidad para vituperar y exorcizar al que se sale fuera del rebaño y tiene la mala suerte de que le vaya mal en la apuesta. Esas venerables señoronas que ahítas del gozo de ser abuelas bautizan nietos con la misma pretendida simpleza que se compra el períódico del domingo. Porque siempre se ha hecho así y nunca ha pasado nada. ¡Cómo les detesto! Aunque me niegue a pensar  como quiere mi amigo SC que quien tiene dinero es porque lo ha robado. Eso  me sucede cuando veo a las señoronas bajarse del portaaviones para irse de merendola al restaurante mas alto de la villa. A cien euros la taza.

No me lo tengan en cuentan. Es la acidez de la ensalada.

*****

Leo a Revel para desengrasar. Su polémica con Lacan es de la cosas más graciosas jamás contadas. Le llama el psicoanalista hermético-mundano. Y no hace falta nada más que esas palabras encontradas, contrahechas en la inmundicia mental del tahúr Lacan.

*****

A día de hoy, aún se sigue muriendo de amor. Perdón. A día de hoy, aún hay quien pretende demostrar que se puede morir de amor. Lástima grande que no sea verdad tanta belleza.

Anuncios

15 pensamientos en “Lástima grande

  1. Tras el fracaso del PP en las elecciones generales de 2008 Pedro J. Ramírez descalificaba al candidato Rajoy diciendo que que él no recordaba a un candidato que hubiera llegado a primer ministro o presidente del gobierno con barba.
    Pues se ha lucido Pedro J.
    Dos candidatos con barba y con seguridad uno será presidente del gobierno.

  2. Estos de Wordress son horteras de cojones. Primero dicen, deja una respuesta. Y luego resulta que la respuesta la elevan a la categoría de pensamiento. Pues lo que es a mí pensar me cuesta un huevo.

  3. El otro día Julia Otero abandonó su programa antes de la hora y repitió 15 o 20 veces que es que se iba a cenar al restaurante del Adriá este ya que cerraba el chiringuito y se despedía de sus amigos. Le parecía lo mas natural del mundo.

  4. Confortable este sitio. Y moderno. A mi juicio, con vistas a un campo de golf y un spa justo a la derecha de donde se lee “Deja una respuesta” (¿¡ar!?), mejoraría. Y se parecería al ZENBalagares, desde donde se ve una acería muy hermosa, con su chimeneíta encendida noche y día, y las cúpulas del Nimeyer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s